Cotilleos



Hoy he comido cerca de casa de mis padres y me paso a tomar la copa de pacharán con ellos. Les gusta tomar el pacharán como a mí, a pequeños sorbos, mientras hablamos de nuestras cosas. 
La vida familiar siempre la hemos hecho en la cocina y así sigue siendo. También mantengo mi rutina al entrar en ella: me acerco al televisor, siempre encendido, y apago el siempre presente programa de cotilleos. Es curioso el nombre del que suele estar en la pantalla, Sálvame, porque salvado me siento en cuanto lo apago.

Maestro de nada



Las comidas familiares suelen comenzar con algunos nervios: ¿está la mesa puesta?, al asado le falta media hora, ¿dónde está el vino?, no me digas que nadie ha metido el cava al congelador…

Pero terminan en un momento de relajación y conversación con la copa de pacharán navarro que siempre tomamos después del café. Tomamos la copa como más nos gusta, a pequeños sorbos, mientras hablamos de cualquier cosa: del tiempo, de los peques, de las plantas…

Umami

La semana pasada hice una cata y en ella me hicieron recordar cosas que ya casi tenía olvidadas. “¿Cuántos sabores hay?” nos preguntaban, “Cuatro” respondíamos todos: “salado, ácido, dulce y amargo”. Dónde se detectan, por qué,...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...