Cómo arreglar un pacharán ácido

Bueno, hoy toca terminar mi pacharán porque este fin de semana es el cumpleaños del cuñado y siempre aprovechamos la celebración para probarlo toda la familia. Así que vacío mis frascos sobre el embudo con el trapo para filtrarlo, lleno las botellas y lo pruebo para no llevarme ninguna sorpresa el domingo. Doy un sorbo y... decepción: está distinto que otros años, noto como un picor en la lengua... ¡está muy ácido!
Y claro, ya me imagino a mi cuñado: Acuérdate que ya te dije que cogías los arañones demasiado pronto, que iban a estar muy verdes... Como para no recordarlo, no me lo dijo veces ni nada. Pero yo no le hice ni caso: Que este verano ha hecho mucho calor y a primeros de septiembre ya están como otros años en octubre, hasta blanditos se están quedando. Y él que no: Si están blandos es por el calor que hace, pero en realidad están más verdes que otros años, es lo mismo que está ocurriendo con la uva y todas las bodegas están retrasando la vendimia. Pero yo ni caso, eh? Porque mi cuñado siempre va de listo y en realidad sólo habla de oídas.
El caso es que sea por lo que sea el pacharán está ácido y este domingo tiene que estar perfecto para no aguantar otra vez lo de que las endrinas estaban verdes. Pero claro, si tiene mucha acidez, ¿cómo se la quito yo ahora?
Pensemos un poco: creo que lo único que podré hacer con la acidez es disminuirla y para ello sólo se me ocurre diluir un poco mi pacharán. Podría añadir más anisado y ya está pero, claro, utilicé todo para el pacharán. Pero no hay problema, como he hecho el pacharán con la receta avanzada de elblogdelpacharan tiene bastante grado y puedo diluirlo con un poco de agua. No, mejor aún: haré como cuando el zumo de naranja está muy ácido y le añadiré también algo de azúcar. Muy sencillo: disuelvo varias cucharadas de azúcar en un vaso de agua hasta que está bien dulce y densa y se lo añado a una botella que no estaba llena. Añado unos 100 ml más o menos, lo anoto para aplicar la misma receta al resto del pacharán si me sale bien.
Mientras añado el vaso me parece mucha dilución pero sorprendentemente el color se mantiene muy rojo, prácticamente igual. Lo pruebo y: perfecto, el pacharán está mucho más agradable, creo que el bajarle el grado también ha ayudado a que parezca menos ácido. Así que hago lo mismo con el resto del pacharán.
Bueno, crisis solucionada: creo que el domingo pasaré la prueba con el cuñado. Y seguro que nadie sacará el tema de si cogí las endrinas pronto o no.
Pero una cosa tengo clara: el año que viene las cogeré más tarde; y no por hacer caso a mi cuñado, no, que sólo es un listillo, lo haré porque lo recomienda elblogdelpacharan que es donde el pelma este lo leyó, seguro.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...