Mantener los pies en el suelo


Estoy en la barra del bar después de comer tomándome mi copa de pacharán navarro a pequeños sorbos, como a mí me gusta, mientras me concentro en esta afición mía de observar al resto de clientes del bar. Hay varios en la barra, algunas mesas también están ocupadas con gente que está terminando de comer. Y me sorprendo al encontrarme con una comensal que está terminando su postre sentada sobre sus piernas cruzadas, en una postura que podríamos definir como de buda.
Al cabo de un rato vuelvo a mirar y veo que ha tomado la postura que habitualmente todos tomamos al sentarnos en una silla… pero sin apoyar los pies en el suelo ya que le quedan colgando sin llegar a tocarlo. Se trata de una mujer adulta pero entiendo que de poca estatura y, por tanto, piernas cortas. Y veo cómo balancea los piés en el aire, rítmicamente, sin encontrar dónde apoyarlos.
Entonces me acuerdo de todas las veces que he visto sentar a un niño en una silla normal  y de cómo patalean al quedar sus pies en el aire. Y aprovechando la menor oportunidad se dejan escurrir de la silla, poco a poco, hasta tocar el suelo con los pies y ponerse de pié; siempre me ha hecho gracia porque recuerdo que lo mismo hacía yo de niño. Por eso resulta tan buen invento la trona nórdica, asiento para niños de altura regulable que mantiene el reposapiés a la altura adecuada para ellos conforme crecen, algo que les tranquiliza al poder hacer algo tan sencillo y tranquilizador como mantener los pies apoyados mientras están sentados.
Lo mismo ocurre con los taburetes. Para comprobarlo cojo el que está libre a mi lado y me siento. Inmediatamente mis pies van al reposapiés en un movimiento automatizado. Me fuerzo a dejarlos colgando y me doy cuenta de la curiosa sensación de tenerlos en el aire: no sé si moverlos, balancearlos o dejarlos quietos… y termino tan incómodo que apoyo los pies en la barra del taburete durante un rato hasta que, finalmente, decido bajarme del taburete para estar de pié.
Me vuelvo a fijar en la chica de la mesa y veo que ahora se toma el café sentada de nuevo en esa postura de buda que en ella parece tan natural y cómoda, seguramente de tanto usarla.
Y pienso que queda claro que, como aconseja el dicho, es mejor mantener los pies en el suelo… o, al menos, en contacto con algo que nos transmita su sensación.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...