El pacharán no se hace con anís

Es fácil imaginar lo que pasará por la cabeza de cualquiera al leer el título de la entrada: éste de pacharán no tiene ni p... idea. Pero también resulta fácil imaginar que, quien osa decir lo que a primera vista puede parecer un despropósito, por algo lo dirá. Así que lo mejor será permitirle explicarse.
El anís es una bebida muy tradicional y con unas características muy definidas, tanto por la tradición como por la legislación. Ambas establecen una graduación mínima de 35% de alcohol, una cantidad de azúcar variable (más de 300 gramos por litro para el anís dulce, el más consumido) y una gran cantidad de aceites esenciales de anís (más de 1,5 gramos por litro para el dulce, el menos anisado) que le confieren un impresionante potencial aromático. Quien busque una información más detallada puede leer la entrada Tipos de anís.
¿Qué ocurre si hacemos pacharán con anís? El grado alcohólico sería correcto: mejor que sea alto para mejorar la maceración y la posterior conservación de nuestro pacharán. Sin embargo el alto contenido de azúcar dificultará la extracción de las características de las endrinas: es fácil comprobar que macerando en anís se alcanza un color rosa no muy intenso, por ejemplo. Además  obtendremos un pacharán demasiado dulce.
Pero lo peor del anís para hacer pacharán lo encontramos en su alto contenido en aceites esenciales que taparán completamente el delicado aroma afrutado de las endrinas hasta hacernos creer que estamos ante un anís de color rojo.
Entonces, ¿con qué se hace el pacharán? ¿Es que están mal todas las recetas que circulan por internet? Porque casi todas las recetas que encontramos utilizan anís, muchas de ellas incluso aluden a una mezcla de anís dulce y seco.
Y no es anís lo que en realidad debemos usar sino otro licor de parecidas características que solemos denominar erróneamente anís cuando en realidad se trata de anisado o, más propiamente, bebida espirituosa anisada.
¿Sus características? Un grado alcohólico entre 28 y 35 los buenos, de 24 los malos y baratos que los fabricantes nos ofrecen en garrafas de plástico para que nos engañemos con su bajo precio.  Unos 200 gramos de azúcar y la décima parte de aceites esenciales que el anís dulce, sólo unos 0,15 gramos por litro para aportar un franco aroma anisado que se equilibrará perfectamente con el aroma afrutado de la endrina.
Seguiréis encontrando recetas que os proponen elaborar el pacharán con anís. Incluso en el blog es fácil que en alguna entrada nos pilléis nombrando por error anís cuando deberíamos decir anisado, aunque en nuestra receta de pacharán casero dejamos bien claro que es anisado lo que emplearemos para hacer el pacharán.
Pero recordad que, aunque alguien os pueda decir que no tenéis ni p… idea, podéis afirmar con tranquilidad que el pacharán no se hace con anís.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...