¿Por qué hay endrinas que flotan en el anís?

Preparamos nuestra botella para macerar el pacharán: ponemos las endrinas, llenamos con anís… y nos sorprende ver que algunas endrinas flotan. ¿Por qué? Esto es lo que nos pregunta Lorenzo a través del formulario del blog:
Transcurridos un par de días he observado que hay dos endrinas flotando,  ¿qué debería hacer? ¿Dejo que continúe la maceración o abro la botella y  extraigo las dos endrinas que flotan?
Sabemos que los materiales que son menos densos que el agua flotan en ella: el corcho, las ramas... Y sin embargo aquellos que tienen mayor densidad se hunden: el hierro, las piedras... Cuando ponemos a macerar las endrinas en el anís la mayor parte de ellas se hunden porque tienen más densidad que el licor. Sin embargo suele haber varias que flotan: puede haber endrinas que estén ya algo deshidratadas, incluso pasificadas o secas, también algunas agusanadas. Todas ellas habrán perdido el suficiente peso para que su densidad sea menor que la del anís y floten.
¿Qué ocurre con esas endrinas? Al tener una menor densidad van a absorber azúcar del anís y, después de varios días, habrán ganado la suficiente densidad como para irse al fondo con el resto de las endrinas. Sin embargo, puesto que están deshidratadas o agusanadas, nada bueno aportarán a nuestro pacharán y, por ello, lo mejor es retirar las endrinas que flotan y hacer nuestro pacharán sólo con endrinas sanas.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...