Diario de un endrino: Junio



Visitando a nuestros amigos endrinos en junio comprobamos que continúa el crecimiento de las endrinas: ya sólo quedan en el árbol los frutos sanos y van adquiriendo poco a poco tamaño en su profundo color verde. Aun estando perfectamente mimetizados con el verde de las hojas resulta fácil distinguirlos; sin embargo son las hojas lo que hoy llama nuestra atención.
Porque entre las hojas que brotan con su tierno y atractivo aspecto encontramos algunas que no crecen como debieran y parecen doblarse sobre sí mismas al poco de brotar de la yema, como recogiéndose sobre su vientre por un intenso dolor. Porque dolor es lo que transmite la vista de estas hojas, el dolor causado por una enfermedad.
¿Pero cómo, al endrino le afectan las enfermedades? podemos preguntarnos, sorprendidos. Porque vemos siempre al endrino como un árbol rústico, silvestre, y por ello robusto y resistente. Y sí, el endrino es robusto, pero al igual que está a merced del ganado que aprovecha su abandono en el campo para comer sus brotes tiernos también está indefenso ante otros bichos mucho más pequeños pero que también aprecian las tiernas hojas que del endrino van brotando.
Si desplegamos una de estas hojas encontramos el culpable de este visible dolor: un pequeño pulgón, verde y casi invisible, que aprovecha la blandura de la piel de la pequeña hoja para hacer una incisión en su parte interior y chupar su savia.
Podríamos apreciar algo mejor al pulgón con el aumento, mejor todavía un una foto de detalle obtenida de internet.
Aunque el aumento deja algo borroso al pulgón nos permite apreciar unas partículas de color blanco que son el azúcar que los pulgones van dejando como residuo de la digestión. Porque podemos decir que estas pequeñas criaturas cagan azúcar… aunque en realidad es un líquido dulce que se denomina ligamaza.


Esta curiosidad no es banal puesto que es la causa de uno de los ejemplos de simbiosis más curiosos que podemos encontrar en la naturaleza. Y es que hay otro insecto que se aprovecha de este azúcar que segrega el pulgón: las hormigas han encontrado en ellos un proveedor de alimento y los cuidan y protegen para consumirlo. Por eso es fácil ver en árboles y plantas atacadas por los pulgones una gran presencia de hormigas que suben a recolectar la dulce secreción de los pulgones. Podemos verlas incluso como pastores de un “rebaño” de pulgones de los que recolectan el azúcar directamente de su cuerpo dándoles unos golpes con sus patas delanteras. 
A cambio de su alimento las hormigas protegen a los pulgones de sus predadores, las mariquitas por ejemplo, e incluso los trasladan de una hoja que han dejado seca de tanto sorber su savia a otra fresca en la que puedan continuar “pastando”. Sorprendente, sin duda, el detalle que se aprecia en este vídeo.
Si no ves la imagen accede desde el enlace: http://youtu.be/lUPbhTr-0r4

Como vemos a los pulgones indefensos ante el tamaño de la mariquita resulta fácil ver en ella un predador agresivo y detestable. Sin embargo en realidad son las mariquitas las auténticas amigas de los endrinos ya que los libran de los dañinos pulgones y permiten a sus hojas desplegarse verdes y brillantes.



Pero como hace ya tiempo que los endrinos encontraron quién los cuide ya no dependen de las mariquitas para no sufrir el daño de los pulgones: es muy fácil eliminarlos pulverizando agua con un producto que los mate. Podemos comprar el producto o bien elaborarlo de una forma natural macerando tabaco en agua: deshacemos un puro en una botella de un litro con agua y lo dejamos macerar durante 24 horas a oscuras. El agua disuelve la nicotina y, si la pulverizamos en las hojas de los endrinos (o en las plantas de las macetas del balcón, o en la huerta) es veneno suficiente para acabar con estos diminutos insectos. Hay que tener en cuenta que la nicotina se desactiva con la luz del sol en 24 horas, por eso tenemos que mantener el macerado a oscuras pero también nos da la seguridad de que no quedará ningún residuo en las endrinas (ni en los tomates de la huerta, por ejemplo). En fin, ya sabes qué hacer con los puros que tienes guardados como recuerdo de las últimas bodas: reciclarlos en tratamiento ecológico para tus plantas.
Y nos despedimos de los endrinos este mes en que se acaba la primavera y da comienzo el verano. También el endrino parece despedirse de la primavera abriendo algunas flores tardías que lucen sorprendentes acompañando a las pequeñas endrinas.

¿Quieres leer todo el diario del endrino en orden?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...